Cinco beneficios del esquí adaptado para personas con discapacidad

Cinco beneficios del esquí adaptado para personas con discapacidad

El esquí adaptado para personas con discapacidad se remonta a la II Guerra Mundial. En aquel entonces, se ideó como terapia para los combatientes que resultaban heridos y lesionados. Con el paso de los años, esta modalidad deportiva ha experimentado una formidable evolución. Gran parte de las estaciones del mundo disponen de pistas y escuelas de formación de esquí adaptado. En la Península Ibérica, podemos encontrarlas en Sierra Nevada, La Molina o GrandValira.

La Molina, de hecho, es una de las estaciones con mayores reconocimientos en esquí adaptado para personas con discapacidad. Por nombrar alguno, fue la segunda estación del mundo en obtener el premio especial IAKS de arquitectura para instalaciones deportivas avanzadas. Además, la Agencia Catalana de Turismo nombró a La Molina como impulsora del deporte y turismo adaptado.

La práctica del esquí adaptado para personas con discapacidad física, psíquica y/o sensorial supone múltiples beneficios. Los materiales están diseñados para aportar altos niveles de seguridad y comodidad a los deportistas. Además, con la formación y el acompañamiento de profesores expertos en este campo, iniciarse en el esquí adaptado es mucho más fácil de lo que pudiese parecer.

Vida activa y saludable tras el esquí adaptado a personas con discapacidad

El esquí adaptado implica una notable movilización y activación del cuerpo. Es una excelente opción para evitar el sedentarismo, y por tanto, para ganar en salud y calidad de vida. Más allá de la actividad física, esta mejora también se consigue gracias a otros factores inherentes al esquí adaptado. La consciencia y el conocimiento del propio cuerpo o la regulación del esfuerzo son aspectos que se trabajan al practicar esquí.

Superación personal, independencia y libertad

Uno de los mayores beneficios de la práctica del esquí adaptado para personas con discapacidad es la superación personal. La motivación por derribar las limitaciones propias no solo permite mejorar en el deporte, sino también en el día a día. De esta forma, se produce un crecimiento personal muy importante y el esquí adaptado te aporta fuerza para ir superando los obstáculos que se presenten en las distintas facetas de la vida.

En consecuencia, la persona puede sentirse más empoderada e independiente. Con la capacidad para desenvolverse por sí misma pese a sus circunstancias personales. Esta sensación de libertad se ve potenciada por el entorno en el que se practica el esquí adaptado. Al ser un deporte de nieve, el contacto con la naturaleza es de gran ayuda para muchos esquiadores con discapacidad.

Socialización e integración

Otro punto muy favorable en el ejercicio del esquí adaptado para personas con discapacidad es la posibilidad de conectar con otras personas con la misma afición que la tuya. Una oportunidad de relacionarte con gente que probablemente no conocerías si no fuese por el esquí. Disfrutar del deporte acompañado puede ser una gran suma, no solo a nivel social, sino también a la hora de avanzar en la práctica del mismo. El intercambio de consejos o el apoyo son muestras de este aporte. Así, el esquí ayuda a la integración social.

En Forfaitexpress y BedandSnow ofrecemos productos adaptados para practicar y disfrutar del esquí adaptado para personas con discapacidad por lo que si necesita más información puede contactar con nosotros en en este enlace.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: