Estaciones de esquí y cambio climático, reto de sostenibilidad para los deportes de nieve

Estaciones de esquí y cambio climático, reto de sostenibilidad para los deportes de nieve

La Revolución Industrial marcó un antes y un después para la humanidad, siendo uno de los puntos de inflexión para el cambio climático. El calentamiento global, del que ya se conocen consecuencias negativas en los ecosistemas, se ha convertido en todo un desafío para la industria de la nieve. En los últimos cincuenta años, la temperatura a nivel mundial aumentó 0,85 °C, alcanzando este incremento los 1,2 °C en los Pirineos. Situándonos más al sur, la mítica Sierra Nevada ha visto reducido en cuatro días su periodo de cobertura de nieve desde el año 2000. Ante esta coyuntura, cabría preguntarse sobre la relación entre estaciones de esquí y cambio climático. ¿Cómo se están adaptando a la falta de nieve? ¿Es sustentable a largo plazo?

Una de las claves ante el desafío de las estaciones de esquí y cambio climático es el cañón de nieve. Esta tecnología, que produce nieve artificial, ha sido la gran apuesta de muchas estaciones en las últimas décadas. En España, para la pasada temporada 2018-2019 se invirtieron 27 millones de euros en máquinas y cañones de innivación artificial.

 

 

En este sentido, es importante considerar que estos artefactos también van adaptándose al reto de la sostenibilidad. A día de hoy, existen modelos altamente eficientes energéticamente hablando. Además, suelen ponerse en funcionamiento durante la noche. Cuanto más bajas las temperaturas, con más optimización trabajan los cañones de nieve.

Esta solución al hilo de estaciones de esquí y cambio climático llegó a España en la década de 1980. La estación de La Molina inauguró la primera red de innivación artificial española. Desde entonces, estos sistemas han ido incorporándose y renovándose progresivamente en el resto de estaciones de la Península Ibérica hasta alcanzar la notoriedad actual. Con la evolución tecnológica, se consigue que estas maquinarias sean cada vez más ecológicas. Lo que permitirá que la nieve artificial siga dando continuidad a las temporadas de deportes de invierno.

Imagen de Valdesquí tras las precipitaciones de este mes de febrero. (Foto: Facebook de Valdesquí)

Sin embargo, los cañones de nieve no son la única medida tomada al respecto de estaciones de esquí y cambio climático. Las estaciones se han visto obligadas a reinventarse. A reformular sus estrategias turísticas y comerciales para acoger a visitantes en todas las épocas del año. Para ello, ofrecen alternativas a la práctica de deportes blancos como pueden ser festivales de música, rutas de senderismo o escapadas de spa y relax.

Recuerda que recomendamos reservar tu apartamento u hotel en www.bedandsnow.com, donde encontrarás tu hospedaje a pie de pista y con una relación calidad-precio insuperable. Además, para evitar colas, compra tu forfait en www.forfaitexpress.com.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: