Las lesiones más frecuentes en el esquí y cómo prevenirlas

Las lesiones más frecuentes en el esquí y cómo prevenirlas

¿Sabías que el esquí es uno de los deportes que más lesiones provoca? Dadas las circunstancias que lo rodean, como el frío o la nieve, no es de extrañar. A ello se suman otros factores como la falta de forma física, la fatiga o el exceso de confianza. En cualquier caso, conocer las lesiones más frecuentes en el esquí y cómo prevenirlas es esencial para evitarlas.

Las caídas y los choques son las causas más repetidas en lesiones de esquiadores. Por ello, es recomendable extremar el cuidado ante los riesgos que puedan ocasionarlas. La superficie esquiable adquiere una mayor peligrosidad cuando la nieve es pesada y blanda o cuando se forma hielo. En el primer supuesto, muchos esquiadores se lesionan el tobillo y la rodilla al quedarse los esquís atascados en la nieve. En el segundo, las extremidades superiores suelen dañarse por resbalones.

Las rodillas, por tanto, son una de las partes del cuerpo que sufren lesiones más frecuentes en el esquí. Entre ellas, las más habituales son la rotura del ligamento cruzado anterior y del ligamento medio colateral. Al esquiar hay que ser consciente de los movimientos que se realizan. Un gesto incorrecto podría derivar en estas lesiones de ligamentos. Colocar la cadera inferiormente a las rodillas o poner más peso en el borde interior del esquí descendente son ejemplos de ello. Igualmente lo son la disposición del brazo ascendente detrás o la pérdida de equilibrio hacia atrás.

Otra de las lesiones más frecuentes en el esquí es la del menisco. Generalmente, tiene su origen en una torcedura de la rodilla con un abundante peso. Al estar pendiente de nuestro cuerpo, podemos detectar rápidamente estas conductas y tratar de corregirlas Para ello, habría que mantener las manos sobre los esquís, que éstos permanezcan juntos y tener los brazos hacia adelante.

Los hombros también suelen protagonizar las lesiones más frecuentes en el esquí. Al caernos y rodar como una pelota pueden dislocarse o dañarse el músculo rotatorio. Además de las recomendaciones anteriores, hay otros aspectos de la técnica realmente útiles para eludir estas lesiones al esquiar. Mantener las rodillas parcialmente dobladas o no endurecer las piernas al caerse son consejos que deben tenerse en mente.

En definitiva, pulir y mejorar la técnica es una medida de prevención primordial ante estas lesiones más frecuentes en el esquí. Dar clases con profesionales formados te ayudará a conseguir este propósito. No es conveniente confiarse y pensar que uno domina por completo este deporte. En relación a este punto, también es importante conocer las propias limitaciones y no aventurarse a esquiar en pistas o remontes para los que no se está preparado.

Asegurarse de que el material se mantiene en un estado óptimo es otra de las claves. Revisa periódicamente tu equipo de esquí, fijándote en detalles como que los esquís cuenten con buenos cantos y fijaciones.

Ahora que ya conoces estos consejos para evitar las lesiones más frecuentes en el esquí, podrás disfrutar más aún de tu escapada a la nieve. Si quieres aprovechar al máximo las horas en las pistas, contrata tu forfait con Forfait Express. No tendrás que aguardar ninguna cola y te lo llevaremos a donde nos indiques. Los mejores alojamientos podrás encontrarlos en www.bedandsnow.com.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: